BYD, el fabricante de automóviles eléctricos enchufables más grande de China, está en una situación comercial bendecida, vendiendo hasta más de 100,000 mensuales durante los últimos tres meses.

Wang Chuanfu, presidente de BYD, celebró que la empresa crece más rápido de lo previsto, en una reunión anual de accionistas de la empresa.

«Cuán grande podamos crecer depende de cuánto espacio pueda dar el mercado. Creemos que el proceso de electrificación se está acelerando mucho más rápido de lo que pensábamos», dijo.

Señaló que la demanda, lo cual no solía tener un crecimiento tan rápido, ha crecido de manera sorprendente, y que junto con la capacidad de producción han logrado alinear estos dos factores para el éxito de la compañía.

El National Business Daily asegura que los pedidos de la compañía están desbordando, con filas de hasta 600,000 vehículos solicitados, por lo que los compradores deben esperar hasta 6 meses.

Chuanfu comentó que el potencial de crecimiento de la compañía fuera de China es enorme, y espera expandirse en el mundo de manera rápida. Es una demanda de los accionistas.

BYD Seal es un modelo reciente de la compañía, que aparte de contar con tecnologías menos contaminantes, llama la atención por su diseño “deportivo” y actualmente cuenta con mucha demanda.

Sobre este vehículo, la empresa confirmó que aumentará la producción de este modelo a aproximadamente 15,000 unidades mensuales y 180,000 anuales.

Tras 7 horas de su lanzamiento, el BYD Seal recibió unos 22,637 pedidos por parte de compradores en China, el pasado 20 de mayo. El coche tiene un costo aproximado de 31,795 dólares y una autonomía eléctrica de hasta 550 kilómetros.

En general, BYD parece estar muy bien preparado para la expansión, ya que ha ampliado su desarrollo interno y produce Blade Battery. BYD también evitó una gran cantidad de escasez de semiconductores debido a la producción interna y los cierres recientes.