Para implementar acciones que conduzcan a ciudades más sostenibles, es importante conocer datos sociales en la comunidad que se desea abordar, como ejemplo el cambio climático y la pobreza.

Al comprender la situación social, de salud y ambiental de una ciudad, permite la implementación de medidas correctas con impacto.

La publicación especializada WhereIsMyTransport considera que los estudios demográficos, sociales y ambientales deben ofrecer claridad en cinco aspectos para llevar a cabo proyectos de movilidad en una ciudad

  • Completitud: Se refiere a si los datos abordan los aspectos a considerar de la población para abordar sus necesidades de movilidad.
  • Relevancia:  Se refiere a la cualidad de los datos de ser útiles para los propósitos de los ciudadanos.
  • Precisión: Hay que estar seguros de que los datos realmente reflejen lo que ocurre en una comunidad. Sería lamentable abordar ciertas necesidades sin considerar las reales.
  • Credibilidad: Se resume que la garantía comprobada de la goce un proveedor de datos al momento de realizar sus estudios.
  • Actualidad: Con el tiempo las situaciones cambian, hay que estar seguros de que los datos sean actuales para actuar conforme a a ellos.

Retos y oportunidades

Además de considerar la situación ambiental, impacto climático y alternativas, se debe considerar los niveles de pobreza de la ciudad. La desigualdad por el cambio climático es un factor tangible.

“Las comunidades más pobres del mundo a menudo viven en las tierras más frágiles y, a menudo, están política, social y económicamente marginadas, lo que las hace especialmente vulnerables a los impactos del cambio climático”, Christina Chan, directora de la Práctica de Resiliencia Climática del Instituto de Recursos Mundiales.

En este sentido, cabe destacar que el sector del transporte es responsable del 15% al 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en todo el mundo.

“La reunión internacional de líderes mundiales, tomadores de decisiones y partes interesadas en la COP26 en Glasgow llega en un momento crucial para nuestro planeta, y se deben tomar decisiones difíciles y necesarias. Como una solución importante para ayudar a que nuestras ciudades sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles para todos, el transporte público debe estar en el centro de estas discusiones a medida que miramos hacia un mundo pospandémico”, dijo Philip Turner, Jefe de Sostenibilidad de la UITP.

Si bien las soluciones eléctricas figuraron entre las alternativas favoritas para la descarbonización, durante la COP26, la electrificación del transporte no tendrá los mismos efectos en los mercados desarrollados que aquellos en vías de desarrollo.

Ante el afán de implementar soluciones eléctricas, el Instituto de Recursos Mundiales y la Alianza para la Descarbonización del Transporte (TDA) considera que el replanteamiento de sistemas de transporte público en otra vía para abordar el problema.

El organismo apunta que la inversión en transporte público podría mejorar el acceso al empleo, la seguridad vial y reforzar el crecimiento urbano inteligente.

Fuente: WhereIsMyTransport