La compañía italiana para carga de vehículos eléctricos E-GAP debutó en Madrid, España con sus servicios. El costo por kWh es de 0.9 a 2 euros, y puede recargar baterías de hasta 130 kw.

Como se ha mencionado en reiteradasocasiones, la falta de infraestructura de carga eléctrica es uno de los factores que más desincentivan a los usuarios al momento de decidir adquirir un vehículo eléctrico.

En España, actualmente la red de recarga cuenta con 12,114 puntos, mientras la cantidad que se requieren para finales de 2022 es 45,000, según datos de la Anfac.

En medio de esta situación, llega E-GAP a sumar soluciones de recarga en el país. La empresa ya opera en Roma, Milán, Bolonia, Turín y París.

La propuesta de la compañía es curiosa, pues cuenta con furgonetas, también eléctricas, que se desplazan hasta el lugar en donde está el usuario estacionado, para recargar su vehículo.

El country manager de la empresa, Álvaro Pellejero, la solución también llegará a Barcelona y, posteriormente, otras ciudades.

Para solicitar este servicio, los usuarios solo deben registrarse en la app con sus datos y de hasta cinco vehículos por cuenta, y solicitar el servicio cuando lo requieran.

Este servicio puede salvar a los usuarios si se quedan varados con sus coches eléctricos en alguna carretera o calle por agotamiento de la batería.

El costo varía según el volumen de energía que se requiera; por ejemplo: por 10 kWh se pagarán 20 euros, por una de 20 kWh serán 25 euros y por una de 30 kWh, 30 euros en el servicio rápido. Cabe señalar que, al ser un servicio “a domicilio”, el costo es mayor a comparación de recargas en puntos localizados.

En este sentido, Luca Fontanelli, director general de E-GAP para Europa, señaló: “Actualmente, en Italia contamos con más de 3.000 clientes registrados y realizamos más de 100 recargas semanales de media, una cifra que está aumentando de forma continua”.

La empresa italiana ya tiene alianzas para proyectos con empresas como Stellantis, EnelX, Avis o Saba, con el fin de expandir sus soluciones a otros modelos de negocio con renta y alquiler de coches, viajes compartidos, parkings y hoteles, etcétera.

Fuente: El Mundo