De cara a sus objetivos de descarbonización, IKEA anunció un programa global de viajes compartidos, que operará con el apoyo de la empresa Liftango, con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la cadena de valor total en un 50% para 2030.

La multinacional sueca someterá a pruebas su servicio en Europa, América del Norte y el Sudeste Asiático, pidiéndole a sus usuarios que hagan uso de estos medios de movilidad, accesible desde una app.

Dicha app se llama Ride2Work, desarrollada por Liftango. IKEA espera incidir en la huella de carbono de sus colaboradores con esta solución.

Además, la compañía asegura que muchos de sus empleados en todo el mundo dudan en usar el transporte público después de la pandemia. IKEA espera que sus colaboradores al viajar a través del viaje compartido a las tiendas se sientan más tranquilos al mismo tiempo en que se avanzan con metas sostenibles.

Concretamente, las pruebas piloto de la aplicación iniciarán en Italia, Croacia, Serbia, Rumania, Canadá y Australia.

La aplicación Ride2Work será esencial para aumentar la autoconciencia de los empleados sobre su huella de CO2. Los empleados pueden monitorear su impacto positivo en el medio ambiente al monitorear la reducción de CO2 y la distancia recorrida. El esfuerzo verde también se puede impulsar plantando árboles y rastreando su impacto en la reducción de las emisiones de CO2.

IKEA espera impactar de manera directa en 166,000 de sus empleados en el mundo a largo plazo.

Barbara Szanto, Gerente de Categoría Global de IKEA, dijo a Fleet Europe en 2021 que la compañía quiere establecer nuevos servicios de movilidad y avanzar hacia una Movilidad como Servicio (MaaS) bajo demanda a largo plazo. Bajo esta estrategia, IKEA ya ha convertido el 10% de la flota de automóviles de pasajeros en vehículos eléctricos (EV), mientras que los servicios de entrega de última milla en China son totalmente eléctricos.

Fuente: Smart Cities