Suiza ha avanzado en la construcción de un sistema de transporte subterráneo de carga llamado ‘Cargo Sous Terrain’ (CST) que consiste en carros o pods que desplazan por debajo de la tierra con mercancía, de manera autónoma.

Para este proyecto, hay una inversión de 3,400 millones de dólares. Los carros autónomos alcanzan velocidades de 30 kilómetros por hora, aproximadamente, para enviar y recibir mercancías mercancías entre ciudades y centros logísticos en toda Suiza.

La idea surgió a partir de que las redes viales y ferroviarias ya están bastante ocupadas por pasajeros. Cabe acotar que el sistema no utiliza rieles, sino tubos de metal.

Hace un lustro, un sistema con estas características no parecía ser posible; sin embargo, desde que el parlamento suizo aprobó el proyecto, en diciembre de 2021, los avances han sido rápidos. Se estima que para agosto operará formalmente.

Los especialistas describen que los vehículos de transporte automatizados y sin conductor que pueden recoger y depositar cargas automáticamente desde las rampas y ascensores designados viajan las 24 horas en los túneles.

Las mercancías se transportan en contenedores modificados, de acuerdo al tipo de producto que trasladarán. Por ello, es posible trasladar productos frescos y refrigerados.

Gracias a este sistema, por primera vez será económicamente viable transportar pequeños volúmenes de manera continua.

“El flujo continuo de productos de componentes pequeños evita la necesidad de tiempos de espera en las estaciones de transferencia. Además, el requisito de espacio se puede reducir enormemente porque ya no es necesario el almacenamiento temporal de mercancías”, señala la publicación especializada Spectrum.

Muy pronto se definirán más medidas de planificación para la línea inicial de este sistema. A largo plazo se espera probar esta solución en todas las regiones del país, para luego considerar su implementación en otros países de Europa y el mundo.

Fuente: Spectrum