Elon Musk, CEO de Tesla, ha asomado la posibilidad de que en el futuro cercano su fabricante de vehículos podría crear camiones de larga distancia autodirigidos y libres de emisiones.

Sin embargo, a los sindicatos les preocupa este escenario, por la potencial pérdida de hasta 500,000 puestos de trabajo.

La visión de Musk es que estos camiones autónomos cubran la creciente demanda de transporte marítimo y a una mayor seguridad en la carretera.

Esta solución revolucionaría por completo la industria de los camiones de carga y su logística, al tener unidades pesadas operando casi las 24 horas en todo el país.

El camión pesado Semi, de Tesla, apunta tener una autonomía de hasta 800 kilómetros. Daimler, por su parte, ha anunciado una inversión de 573 millones de dólares en camiones autónomos.

Especialistas dicen que, si bien es un futuro tangible, aún está lejos, pues la tecnología debe mejorarse para que pueda funcionar de forma fiable en condiciones meteorológicas extremas. Además, las autoridades y legisladores deben revisarlo a fondo.

La revista Fortune sostiene  que muchos directores generales de empresas de transporte consideran que el transporte automatizado, especialmente para los viajes de larga distancia, es un gran paso hacia una mayor eficiencia. 

Esto debido a que los humanos deben descansar para seguir operando. Las leyes en Estados Unidos prohíben las labores por sobre 11 horas diarias.

Como se mencionó anteriormente, los sindicatos temen que la automatización acabe con los puestos de trabajo y haga que el transporte por carretera sea menos seguro.

Sin embargo, muchos especialistas discrepan sobre esto.  Las empresas del sector del transporte automatizado insisten en que los camioneros no se quedarán sin trabajo por culpa de los robots, sino que, por el contrario, los puestos de trabajo cambiarán y se ampliarán.

Ha sido demostrado que cada vez hay menos oferta de conductores en el sector. Según datos de la American Trucking Associations, en 2020, había 80.000 conductores menos de los que idealmente estarían disponibles para satisfacer la demanda.

Fortune cita que, según los expertos, debido a las limitaciones tecnológicas, los camioneros humanos seguirán teniendo algún papel. Por ejemplo, seguirá habiendo personas al volante en ciudades y entornos urbanos, donde el software no puede navegar por el momento.

Esto podría llevar a la hibridación en la industria logística, con algunas rutas a cargo de camiones automatizados de larga distancia. Los conductores humanos se encargarían de descargar los camiones o de realizar rutas más cortas en entornos más urbanos.

Fuente: Fortune