GRUPO TRATON, empresa conjunta entre Grupo Volvo y Daimler Truck, está completamente dedicada a la creación de una infraestructura de recarga en toda Europa, con una inversión de 500 millones de euros.

La intención de este gran proyecto es descarbonizar la movilidad en el continente y dar paso hacia nuevas soluciones tecnológicas de conducción.

Cabe destacar que en Europa hay carreteras que conectan ciudades de países. Por ejemplo, la autopista A2 en Alleringersleben, en el centro de Alemania, entre Magdeburgo y Braunschweig, cuenta con seis carriles y es uno de los ejes más importantes de Europa de oeste a este, que conecta los principales puertos holandeses con el interior del continente.

Es un elemento fundamental para el comercio europeo, pues a diario circulan hasta más de 22,000 camiones en el tramo mencionado, por lo cual se coloca como uno de los principales retos a superar para generalizar la conducción alternativa de los camiones de transporte de mercancías de larga distancia.

GRUPO TRATON  sostiene que la descarbonización del sector debe ser impulsado por las actividades comerciales, y no solo por los usuarios de coches privados.

“El cambio a la movilidad eléctrica en toda la sociedad no puede lograrse sólo con los coches eléctricos. Pocos otros factores tendrán tanta influencia en el éxito de la transición de la movilidad como la descarbonización del sector de los camiones. El proceso de pasar a una logística de larga distancia libre de carbono puede parecer complejo a primera vista, y el nivel de inversión necesario puede actuar como elemento disuasorio. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que una infraestructura de tarificación a escala europea puede introducirse rápidamente si se establecen los mecanismos adecuados”.

La compañía espera que el proyecto salga adelante para finales de la década. Todo depende, esencialmente, de qué tan desarrollada estará la infraestructura urbana para el uso de los coches eléctricos.

“El cambio no se producirá de la noche a la mañana. Será un proceso gradual y sostenible que tendrá lugar al mismo ritmo que la necesaria expansión de la red eléctrica. A menos que haya estaciones de recarga en todo el continente, el sistema no funcionará”, añade TRATON en un comunicado.

TRATON considera que la electrificación en el sector de transporte por camiones podría ser mucho más sencillo, pues las rutas y operaciones de estos vehículos son fácilmente previsibles, a diferencia del uso de coches personales.

Asimismo, los camiones eléctricos no necesitarían una infraestructura de carga tan grande, puesto a que estos vehículos no se recargarían en estaciones ubicadas en puntos aleatorios, sino en áreas de descanso cerca de las autopistas, “pero la mayoría de los procesos de carga tienen lugar durante la noche en el depósito de la empresa o mientras los camiones se cargan o descargan en los centros logísticos”.

«Los camiones de largo recorrido suelen cargarse hacia el mediodía, cuando hay mucha energía solar disponible y los operadores de la red no saben qué hacer con ella. En cambio, por la noche, mientras cargan en el depósito o en el área de descanso de la autopista, la demanda de electricidad es baja. En la mayoría de los casos, podremos evitar las horas en las que la electricidad es cara y la tensión en la red es alta, como a primera hora de la tarde», reflexionó al respecto, Andreas Kammel, responsable de la estrategia de electrificación de TRATON GROUP.

Fuente: Grupo Traton