La empresa de micromovilidad Dott sostiene que las mujeres son minoría entre los usuarios de vehículos de dos ruedas, por lo que se han asociado con Steer  para investigar y abordar la brecha de género en la micromovilidad, de manera de que más mujeres puedan acceder a vehículos eléctricos.

Estas conclusiones se lograron luego de un estudio en el Reino Unido, Francia e Italia, donde se encuestaron a mujeres sobre el uso de scooters eléctricos y otros sistemas de micromovilidad.

En 2021, 29% de los usuarios de Dott eran mujeres, mientras que el 71% eran hombres.

Ante este escenario, Dott asegura que en las ciudades donde tienen presencia esta brecha de género se ha reducido. “La brecha de género es menor en los mercados en los que nuestros e-scooters llevan más tiempo disponibles, y también entre nuestros usuarios más recientes. Estas observaciones sugieren que la micromovilidad está madurando, pero que todavía tenemos que tomar medidas para impulsar la facilidad de acceso y uso de las mujeres en la micromovilidad compartida ahora”.

Más del 35% de las encuestadas indicaron que estarían interesadas en probar nuestro servicio. En particular, casi el 50% de las mujeres mayores de 45 años dijeron que estaban abiertas a utilizar los e-scooters de Dott. 

¿Por qué menos mujeres usan estos vehículos?

Dott encontró que una de las principales razones por las que las mujeres prefieren no usar estos vehículos es que lo perciben como un medio peligroso, especialmente por la infraestructura de las ciudades, pues no se sienten seguras compartiendo vías con coches y autobuses.

Otras razones por las que las mujeres no utilizan los e-scooters compartidos son el precio, la disponibilidad y la cobertura.

Además, las mujeres indicaron que llevan varios bolsos o artículos que necesitan guardar mientras se desplazan, algo a lo que el diseño actual de la e-scooter no se presta.

Para abordar esta situación, se prevé la realización de cursos gratuitos de seguridad en Londres, exclusivamente para mujeres.

El objetivo de las clases es proporcionar un entorno seguro y cómodo para que las mujeres prueben los e-scooters, aborden y superen las preocupaciones en torno a la seguridad, y adquieran la confianza necesaria para utilizar de forma independiente los e-vehículos en el tráfico. Una vez analizado el impacto del programa en Londres, intentaremos desplegar la iniciativa en más mercados”, señala Dott.

Fuente: Dott